Conmemoremos 2019

De la esperanza socialista al cerco capitalista (A 60 años del triunfo de la Revolución cubana)

De la esperanza socialista
al cerco capitalista
(A 60 años del triunfo
de la Revolución cubana)

Un primero de enero de 1959 se vislumbraba desde una isla, en el centro de América, un nuevo aliento emancipatorio para nuestra humanidad. Una insurrección armada con obreros, campesinos e intelectuales en su seno derrocaban el régimen de Fulgencio Batista, el sueño de muchos revolucionarios, arrebatar el poder a los opresores y ponerlo al servicio de la justicia humana y social, se acariciaba con más ahínco hace sesenta años.

Con la victoria del Movimiento 26 de Julio, se tiene un nuevo referente, una nueva experiencia de poder político y popular que ejemplifica otras maneras de dirigir una revolución y construir el socialismo. En medio de una guerra fría y ante el celo imperioso de la burguesía internacional que buscaba minar a toda costa los avances de los barbudos cubanos, éstos se vieron obligados a establecer relaciones comerciales y políticas con la entonces Unión Soviética para velar por su defensa y subsistencia.  Pero también, en la dirigencia de Fidel y en los tiempos de política institucional en los que estuvo Guevara, se dieron esfuerzos titánicos para que Cuba lograra una independencia económica, su ejemplo de internacionalismo es una clara muestra de no quedar a merced de la URSS, buscando generar contactos y apoyos con otros pueblos del mundo.

Sea este aniversario de la Revolución cubana para responder con lo que nos es posible estando a la altura de su estudio;  la interpretación sobre el pasado de los socialismos, de sus retos, contradicciones y dificultades es un tema de crucial importancia para los que sostenemos aspiraciones de transformación radical de la sociedad. No volvemos a esos contextos por complacer una nostalgia con el pasado, volvemos para tener una fundamentación y no quedar a merced de tergiversaciones y usos amañados sobre la historia de tan importantes acontecimientos.

Santiago Alarcón
Miembro del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

 

 

Rosa Luxemburgo en tres facetas suyas: el amor, el arte y la cárcel (A 100 años de su muerte)

Rosa Luxemburgo en tres
facetas suyas: el amor,
el arte y la cárcel
(A 100 años de su muerte)

Hace cien años dejó de latir uno de los corazones más valientes que la humanidad haya podido conocer. Era el de Rosa Luxemburgo, una de las dirigentes históricas del socialismo que, junto con Karl Liebknecht, el 15 de enero de 1919, eran vilmente asesinados. Crímenes que se hicieron con la complicidad del partido en el que Rosa había militado por años bajo las banderas del marxismo, el SDP (Partido Socialdemócrata Alemán).
Por su carácter indomable, por su incorruptible sentido de la justicia y su ardiente defensa de la revolución, Rosa Luxemburgo se convirtió en una de las enemigas más incómodas de los esbirros del poder, tanto de la izquierda como de la derecha. Estuvo siempre atenta para criticar con contundencia los desvíos que la socialdemocracia alemana iba teniendo con su reformismo, su revisionismo y al abdicar del internacionalismo proletario cuando apoyaron la intervención de Alemania en la primera guerra mundial.
Pero ese mismo corazón que palpitaba justicia y revolución, también se insuflaba con los más elevados sentimientos. La Rosa roja, era también vibrante en el amor, su correspondencia con Leo Jogiches, Kostia Zetkin, Paul Levi y Hans Diefenbach son testimonio de la hondura con que se entregaba a la pasión amorosa. Y en su estadía en la cárcel como en sus estudios de arte, da cuenta también de esa mirada poética con la que esta revolucionaria veía la vida y la dotaba de significación con todo aquello que experimentaba; sus alegrías, sus tristezas y hasta la más mínima preocupación se volvían el detonante de su palabra reflexiva.
A esta mujer queremos rendirle un sincero homenaje, resaltando en ella, la revolucionaria, esa capacidad que tuvo para enhebrar en su vida pasiones como el arte y el amor.

Santiago Alarcón
Miembro del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

 

 

 

 

Volver a Freud: el malestar que no nos da tregua (A 80 años de su muerte)

Volver a Freud: el malestar
que no nos da tregua
(A 80 años de su muerte)

Por textos como el Malestar en la cultura, Freud ha sido estigmatizado bajo el rótulo de pesimista. Su afirmación de que la cultura trae consigo un carácter insalvable de insatisfacción no da lugar a falsos consuelos: un desarrollo cultural está atado a una ampliación de las restricciones e inhibiciones, como ligado está a un aumento del sentimiento de culpa que pesa sobre el ser humano. La cultura, que lucha por contener la esencial hostilidad humana, aquélla que amenaza permanentemente con disolver la vida en sociedad, sería, pues, el motivo de una gran infelicidad. Pero acaso tal rótulo de pesimista no sea más que una defensa contra el malestar que nos causaría tirar los velos que cubren la verdad: velos que sostienen las ilusiones de retornar a una edad perdida de siglos dorados como los que evoca melancólicamente Don Quijote, o velos que son las ilusiones mesiánicas de paraísos futuros, en los que una cualificación cultural traería la armonía y eliminaría las dificultades e insatisfacciones que ahora nos significa la convivencia.
Por Freud, por su amor a la verdad, por saber ir a ella a partir de la ilusión sin perderse en sus placenteras brumas, queremos hacerle este humilde homenaje a 80 años de su muerte, en una conversación que versará sobre aquel texto de 1930, en el que se esconde quizá una de sus más duras enseñanzas. Para ello, como siempre, les queremos invitar muy cordialmente a que nos acompañen.

Santiago Piedrahíta
Miembro del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

Freud: el inconsciente a escena (A 80 años de su muerte)

Freud: el inconsciente
a escena (A 80 años
de su muerte)

El 21 de septiembre de 1939, a sus 83 años, llevando a cuestas una lucha de 16 años y de 34 intervenciones quirúrgicas contra un cáncer ubicado en su zona maxilar, Sigmund Freud le recuerda a su médico la promesa de ayudarlo a “abandonar decentemente el mundo”. Al día siguiente éste le aplica una pequeña dosis de morfina que en su debilitado estado le significa la muerte. Durante la noche del 23 de septiembre, la valiente y comprometida existencia de Freud toca su fin. Amante de la verdad por sobre todas las cosas, incluso a costa de su propia economía psíquica, tuvo la valentía de explorar las tinieblas del alma humana. Cual Edipo, ávido de una verdad que ponía en peligro su integridad y removía las bases morales, médicas y filosóficas de la sociedad de su época, avanza a tientas, no sin temor, en el oscuro laberinto de la psique humana. En aquel recorrido que constituyó el esfuerzo de la mitad de su vida, y que necesitó de toda la fuerza de su pasión, Freud no vaciló nunca en hacer suya alguna deducción que se le revelara como prometedora de una verdad, aunque ello le significara la pérdida de su reputación, de los logros obtenidos en el curso de su trabajo; reformulaciones de su propia teoría; la ruptura con maestros, amistades y muy queridos discípulos. En el tortuoso proceso de la genealogía del concepto del inconsciente, Freud vivió la burla, el desprestigio, el señalamiento, la soledad y el desasosiego. Por su incansable pasión y su inquebrantable insistencia en llevar hasta las últimas consecuencias un convencimiento racional, por el corte epistémico que significó su trabajo y por la instauración de un nuevo concepto de ser humano, por todo ello los invitamos a que nos acompañen en la conmemoración de la muerte de aquel hombre que nos dejó el regalo de su conquista: descubrir la condición de sujeto que a todos nos constituye, aquélla que nos revela escindidos, contradictorios, habitados también por lo peor, esa condición que nos singulariza, nos incomunica, y nos dignifica.

Santiago Piedrahíta
Daniela Cardona
Miembros del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

footer test