Diálogos 2018

Diálogos en la ciudad – Ciclo 2018
Apropiar y defender el legado de Estanislao Zuleta

La vida como entramado del amor y la muerte (Tolstói leído por Zuleta)

La vida como entramado del
amor y la muerte
(Tolstói leído por Zuleta)
Llegamos a la décima y última conferencia de “Diálogos en la Ciudad” en 2018 (en febrero de 2019 reiniciaremos labores), ciclo que fue concebido para retomar 10 grandes escritores de la literatura universal que fueron amados por Estanislao Zuleta y a cuya divulgación dedicó su labor magisterial  y buena parte de su vida. Para el  cierre  de este año corresponde que abordemos ni más ni menos que a León Tolstoi, el autor de esas obras hechas para siempre que son Guerra y paz, La muerte de Iván  Ilich  y Ana Karenina, por mencionar las que son, quizás, sus novelas principales. Recuperando la reflexión de Zuleta sobre el autor ruso, desarrollada en función de las dos últimas novelas mencionadas y con la mira puesta en el amor y la muerte, esas dos fundamentales realidades que entretejen la vida humana, en esta conferencia adelantaré un itinerario que contará con las siguientes paradas:
  1. Zuleta, provocador del orden establecido y maestro de la lectura como arma libertaria.
  2. El arte en Zuleta como indagación de las posibilidades de la vida y como modo de existir.
  3. Iván Ilich como radiografía de una cultura que pretende  negar la muerte.
  4. Iván Ilich o la educación y el trabajo como expresiones desvitalizantes y desapasionantes.
  5. Ana Karenina y una pregunta lacerante: ¿Puede una pasión humana como el amor sostenerse en una institución social como el matrimonio?
  6. Iván Ilich, una vieja manera de ser hombre; Ana Karenina, una nueva manera de ser mujer.                        
  7. Iván Ilich o la petrificación en el tener; Ana Karenina o la apuesta por ser.
  8. Iván Ilich o quien fracasa al triunfar; Ana Karenina o quien triunfa al perder.
Ojalá este itinerario atraiga vuestra atención y nos podamos encontrar  este martes 6 de noviembre en la Piloto a las 6:30 p.m. para cerrar por 2018, y de la mejor manera, este querido evento que ha terminado siendo Diálogos en la Ciudad.
ADENDA: en la puerta del auditorio se estará vendiendo ($5.000) el #5 de nuestros Cuadernos del Centro de Estudios Estanislao Zuleta para la Reflexión y la Crítica, en el cual se encontrarán sendos escritos de algunos miembros del CEEZ, en los que hemos abordado la poesía, la literatura, el amor, los celos y el trabajo en la sociedad capitalista.
Carlos Mario González R.
Director del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

El amor no se contrata (Goethe leído por Zuleta)



El amor no se contrata
(Goethe leído por Zuleta)
Una pareja, digamos A y B, están haciendo el amor, y aunque físicamente sólo están ellos dos es perfectamente posible concebir que en ese lecho haya cuatro personas: A tiene en brazos a B pero en realidad su deseo le lleva, vía la fantasía, a imaginar que está con C, en tanto que a B le pasa lo propio al fantasear que a quien abraza es a D. Pues bien, esto es lo que problematiza Goethe en “Afinidades electivas”, la novela con la que saludó su ingreso a la vejez: el deseo no siempre está con el que hace presencia a nuestro lado. A partir de esta no necesaria correspondencia entre deseo y contigüidad física, Goethe nos adentra a la incompatibilidad entre el deseo —tanto amoroso como sexual— y el matrimonio. Las afinidades del deseo no son las afinidades de la institución conyugal, más bien, por el contrario, lo que suele darse es el antagonismo, por ejemplo, entre el amor pasional y el matrimonio o, para decirlo al contrario y por más que moleste a nuestros ideales, que el matrimonio, en su más amplia acepción, es la tumba de la pasión amorosa.
Siguiendo a Goethe en esta novela que tanto repudio tuvo cuando apareció en 1809, y contando con la lectura que de ella hizo Estanislao Zuleta, en esta  conferencia examinaré la profunda y radical contradicción que hay entre el amor y la sexualidad, por un lado, y el matrimonio (incluida esa fase anticipatoria de éste que es el noviazgo), por otro, al igual que trataré también de indagar la salida que en su vida personal Goethe le dio a esta dramática contradicción que su genio de artista le llevó a reconocer, es decir, cómo elaboró en su existencia la difícil verdad que sacó a la superficie, la misma que conduce a clarificar que el deseo sólo se renueva en el ámbito de la libertad, de una libertad de la que el matrimonio poco o nada puede saber y menos aceptar. O, dicho de otra manera, que el deseo no se puede prometer, que el amor pasional no se puede contratar.
Ojalá estas palabras les anime para encontrarnos a las 6:30 p.m. de este próximo martes 2 de octubre en el auditorio de la Biblioteca Pública Piloto o, en su defecto, a seguirla a través de nuestro sitio web (www.ceez.org) o por el canal de la Piloto.

Carlos Mario González R.
Director del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

Dos destinos de la pulsión de muerte: los celos y el poder (Shakespeare leído por Zuleta)

Dos destinos de la pulsión de muerte: los celos y el poder (Shakespeare leído por Zuleta)
Es un lugar común que digamos que la humana es la única criatura que goza con generar la destrucción —sin opción creadora como alternativa a lo destruido— del otro, de sí mismo, de sus obras, de sus relaciones personales, de sus condiciones de vida. El odio, el resentimiento, la venganza, la traición, la ingratitud, por ejemplo, son algunas manifestaciones de la pulsión de muerte, las cuales, para hacerlo todo más complejo, se le suelen presentar a la persona que las agencia enmascaradas en supuestos elevados ideales y en imaginarias loables actitudes.Dos de las expresiones más logradas de la labor de la pulsión de muerte en nuestro ser están dadas en ciertas realizaciones que cobra el poder y en el doble aguijón envenenado que representan los celos— sentimiento tan devastador para el que los padece como para el que ocupa el lugar de objeto de ellos.
Celos y poder son, precisamente, dos de los grandes temas de Shakespeare y obras capitales suyas como Otelo y Ricardo III son ventanas abiertas para que nos asomemos a la infausta y dolorosa obra que aquéllos adelantan en el ser humano. Pero inseparables de los celos y el poder, y sirviendo de punta de lanza de éstos, están la ingratitud y la traición, destructivas manifestaciones humanas que Shakespeare nos permite reconocer, fuera de las obras mencionadas, en Hamlet y en Macbeth.

En síntesis, la invitación que curso es que nos encontremos este martes 4 de septiembre a las 6:30 p.m., en la Biblioteca Pública Piloto, para que apoyados en Otelo, Ricardo III, Hamlet y Macbeth, busquemos, gracias al genio de Shakespeare, dilucidar en algo esas manifestaciones de la pulsión de muerte que son el poder como fin absoluto y los celos como contra-luz del amor, y catalizando a éstos esas dos traducciones de la deslealtad humana que son la ingratitud y la traición.

 

Carlos Mario González R.
Director del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

 

La verdad propia, eso de lo que menos queremos saber (Dostoievski leído por Zuleta)

La verdad propia, eso de lo que menos queremos saber (Dostoievski leído por Zuleta)

Al leer el título de esta conferencia, “La verdad propia, eso de lo que menos queremos saber”, alguien podría pensar que, bueno, no queremos saber de esa verdad íntima y última de sí, pero debemos tratar de lograrla. Entonces la conferencia tendría un simple sentido moralista: la verdad propia es lo que deberíamos alcanzar y con ello garantizaríamos una vida más auténtica y dotada de mejores posibilidades y realizaciones. Pero Dostoievski (al igual que Kafka, que Molière, que Freud, que otros) viene a quebrar la fácil ilusión: el ser humano no soporta la verdad toda, ni la propia ni la ajena, ni decirla ni oírla, de la misma manera que no puede con la verdad toda del Mundo. Darle la espalda a la verdad propia condena al ser humano a la inautenticidad que lo convierte en una gota de agua en el océano de la masa; mirar la verdad de frente es sumirnos en el caos y en lo insoportable.

Dostoievski nos dice que en materia humana 2+2=4 no es cierto, que con relación a la vida nos enferma la ignorancia total, pero también la lucidez plena, que con respecto a ella sólo podemos aspirar a medio-decir la verdad. El gran escritor ruso, quien nos espetó a la cara que en cada uno de nosotros habita un criminal, un parricida, un agresor, un traidor, etc., nos advierte que para que estos monstruos no salgan a la superficie y se nos tiren al cuello, estamos obligados a hacer teatro, a ser comediantes que representamos un papel que no es lo que somos en lo último de nuestra verdad. Para soportarnos y para soportar al otro necesitamos no sólo algo de inteligencia sino, también, algo de tontería, algo de conocimiento y algo de ignorancia. No querer saber nuestra verdad nos arroja al infierno que es el mundo actual, querer saberla toda no nos abre las puertas de ningún paraíso por venir. Estar condenados a medio-decir la verdad es lo que explica por qué la vida humana no es objeto para la ciencia y, menos que menos, para la técnica, que sólo es asunto para esos dominios del pensar que son el arte, la filosofía y el psicoanálisis, entre otros…, aunque arte, filosofía, psicoanálisis y los demás pueden servir también para blindarnos contra la verdad y ponernos a distancia de ella.

Pero dejemos el desarrollo y sustentación de lo que acabo de afirmar para la conferencia que ofreceré, a nombre del CEEZ, este martes 14 de agosto, a las 6:30 p.m., en la Biblioteca Pública Piloto.

Carlos Mario González
Director del Centro de Estudios Estanislao Zuleta
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

El amor como potencia transformadora de nuestro ser (Thomas Mann leído por Zuleta)

El amor como potencia
transformadora de nuestro ser
(Thomas Mann leído por
Zuleta)

Se trata nada menos que de mi amor por ti, ese amor que se apoderó de mí en el instante en que mis ojos te vieron o más bien, que reconocí cuando te reconocí a ti. ¡Qué locura!
¡Oh, pero el amor no es nada si no es locura!
Hans Castorp en 
La montaña mágica.

Dejando de lado en esta oportunidad las ricas y diversas facetas del hombre Thomas Mann, soslayando obras cruciales que nos legó y no atendiendo a muchos de los importantes temas que cruzan La montaña mágica, esta conferencia tiene su foco bien delimitado: hablaré del novelista, desde La montaña mágica, dando cuenta del asunto del amor tal como esta gran obra lo problematiza, contando de forma decisiva con la brillante interpretación de Estanislao Zuleta, sin desmedro de algún aporte personal allí donde sea necesario y posible.
Restringir así el dominio de esta exposición nos permitirá centrarnos en la certera problematización y en la penetrante indagación que Thomas Mann ofrece sobre el sentimiento amoroso en esta inolvidable novela.
¿Qué se puede decir del amor sin caer en idealizaciones ingenuas y románticas? ¿A qué llamar amor sin desgastar la palabra en cualquier forma de ternura y cariño? ¿El amor como repetición y creación, como afirmación y formación, como iniciación y fundación? ¿Es sensato pedirle a la pasión amorosa que se inscriba en el tiempo y forje una historia? ¿Puede el amor configurarse, paradójicamente, como una potencia impotente? ¿El amor, amenaza y promesa? ¿Para qué el amor? ¿El amor se hace o se consume? ¿Qué relaciones hay entre el amor y la sexualidad? ¿Es concebible un amor sin palabras? En fin, éstas y otras preguntas hacen parte de la cautivante exploración que Thomas Mann lleva adelante a partir de la relación entre la escurridiza Clawdia Chauchat y el incierto Hans Castorp.
Mi invitación, pues, para este martes 3 de julio en la Biblioteca Pública Piloto a las 6:30 p.m., es a reunirnos en torno a Clawdia y Hans para preguntarles tantas cosas que quisiéramos saber del amor.

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

La aventura de la mujer moderna en pos de su propia existencia (Flaubert leído por Zuleta)

La aventura de la mujer
moderna en pos de su propia
existencia
(Flaubert leído por Zuleta)

Lo más grave de nuestra vida es que no sepamos qué sentido tiene, para dónde va y en qué creemos. Que no tengamos una pasión por la cual luchar.

Estanislao Zuleta

Hay unas palabras de Mario Vargas Llosa que muchos suscribimos plenamente. Dice el escritor peruano que cuando terminó de leer por primera vez Madame Bovary supo “que desde entonces y hasta la muerte viviría enamorado de Emma Bovary”. Cierto, Emma es entrañable y después de conocerla no es posible olvidarla. Pero esta conferencia no indagará en el poder seductor del que ella está revestida porque esta vez lo que quiero es juntarla con otras tres inolvidables mujeres del siglo XIX, otras tres de su misma estirpe y de su misma capacidad para hacerse amar y ser inolvidables: Anna Karenina, Anna Serguevna (La dama del perrito) y Madame Renal (Rojo y Negro); quiero reunirlas, repito, no para ahondar en su respectiva fascinación personal, sino para que nos ayuden a entender los complejos y contradictorios procesos históricos, políticos y culturales que, de un lado, hacen emerger a las mujeres del siglo XIX a la palestra de su propio destino pero, de otro lado, nos muestran con ellas y según sus propias existencias cómo y al mismo tiempo la sociedad recaptura el ímpetu emancipador de las mujeres a través de tres dispositivos de sumisión que serán tanto más eficaces cuanto que operarán como ideales superiores de las mismas mujeres, en concreto: el amor como pasión romántica, el matrimonio como expresión de propiedad sobre sus personas y la familia como realización del sentido de su vida.
Lo que me propongo es mostrar, contando con estas cuatro maravillosas mujeres, con sus luchas, ilusiones y derrotas, que no puede plantearse un propósito emancipatorio para la mujer -y para el hombre- si no se adelanta una radical crítica al amor en tanto ideal romántico y a las instituciones matrimonial y familiar.
Debo agregar que con esta conferencia estará lanzándose el #4 de los Cuadernos del Centro de Estudios Estanislao Zuleta para la Reflexión y la Crítica, que junto a los ensayos “Observaciones críticas sobre la función estética y social de la poesía”, de Eduardo Gómez; “Marxismo y feminismo. Una relación con potencial emancipatorio”, de Leandro Sánchez; “Historia del comercio del opio” de Karl Marx; y uno de mi autoría que ahonda en el tema de la conferencia bajo el título “La mujer moderna en el laberinto del amor, el matrimonio y la familia”. No está de más decir que Cuadernos #4 es un libro cuyo precio ($5.000) tiene un sentido social y político: que esté al alcance de todo aquél que quiera tenerlo, cometido para el cual contamos con el generoso apoyo para su edición por parte de la Cooperativa Confiar.

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

Nuestra existencia: entre el principio de realidad y el principio de posibilidad (Cervantes leído por Zuleta)

Nuestra existencia: entre el principio de realidad y el principio de posibilidad (Cervantes leído por Zuleta)

El Quijote, la novela, es un texto mal armado, desordenado (sobre todo en la primera parte), descuidado, rellenado con historias que no vienen al caso y de empalagosa factura e insufrible tono moralizador, en fin, como dicen importantes estudiosos de la obra cervantina (Clemencín, Nabokov, Trapiello, entre otros), es un libro al que de sus mil páginas le sobran quinientas y le faltan quinientas. Y, sin embargo, emergiendo de estas páginas desiguales y, en ocasiones, francamente pesadas, emerge incólume, cabalgando por encima de los siglos, fascinante en su delirante épica, el entrañable Caballero de la Triste Figura. Para decirlo sumariamente, el Quijote, caballero sobre Rocinante, sobrevive a la desnivelada obra que salió de la pluma de Cervantes y que más bien amenazaba con ahogarlo entre tantos pasajes para el bostezo. El genio de Cervantes se sobrepuso a su desorden como escritor, el artista Cervantes le pudo al moralista y de su caletre de creador maravilloso nació la inmortal y enternecedora figura del impenitente enamorado de Dulcinea.
Mi conferencia no será un análisis de la novela El Quijote, menos será una indagación sobre la obra restante de Don Miguel, tampoco hará un seguimiento de la biografía de ese rebuscador no siempre loable que fue Cervantes, no, lo que trataré de articular en esa exposición son aspectos del Quijote caballero y del Cervantes aventurero que permitan recoger de ellos, con el apoyo de la reflexión de Estanislao Zuleta al respecto, elementos que nos faciliten abordar un problema crucial para nuestra época y para cada uno de nosotros: si somos lo que somos, ¿dónde queda en nuestro tiempo lo que podemos ser? En otras palabras, ¿pueden el Caballero de la Triste Figura y el Manco de Lepanto ayudarnos a pensar, hoy por hoy, la dialéctica realidad-posibilidad que atraviesa nuestro ser?
Lo anterior es lo que propongo para que nos encontremos este martes 8 de mayo a las 6:30 p.m., en el auditorio de la Piloto, para que sigamos tratando de pensar y transformar lo que somos personal y colectivamente.

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

Aprender a morir nos permite ser otros (Chéjov leído por Zuleta)

Aprender a morir nos permite ser otros (Chéjov leído por Zuleta)

“Miraos bien y fijaos en la vida inútil y triste que lleváis. Lo más importante es que la gente se dé cuenta de esto. Y cuando lo entiendan seguro que construirán otra vida, una vida mejor”.
Antón Chéjov

La obra de este inmenso cuentista que fue Chéjov es una investigación sobre nuestra vida más desconocida: la que hacemos día a día, la que desplegamos en nuestra cotidianidad. Sí, por nada nos interrogamos menos, nada mantenemos más alejado de nuestra capacidad de pensar que la vida común y corriente que realizamos. No nos pensamos: ¿Por qué somos como somos; por qué no somos de otra forma, de una forma más lograda y mejor; por qué evadimos poner nuestra vida a la altura de sus propias posibilidades? En consonancia con lo anterior, en la conferencia “Aprender a morir nos permite ser otros” trataré de abordar dos preguntas relacionadas entre sí y presentes en la obra de Chéjov: ¿Bajo qué condiciones le es posible al ser humano cambiar? ¿Qué resistencias íntimas encuentra; qué impedimentos se pone a sí mismo para evitar ser otro?
La reflexión que propondré en el auditorio de nuestra querida Biblioteca Piloto se apoyará en la mirada que Estanislao Zuleta tuvo sobre Chéjov, tratando, a partir de ésta, de desarrollar y aportar algo de mi propia cosecha. Ojalá se animen y podamos encontrarnos en nuestra cita mensual con ese oxígeno para la vida que nos traen los grandes pensadores.

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

¿De dónde sacar motivos para vivir? (Kafka leído por Zuleta)

¿De dónde sacar motivos
para vivir?
(Kafka leído por Zuleta)

Dice Estanislao Zuleta: “¿Qué es un artista para Kafka? Es alguien, al mismo tiempo, desadaptado, perturbador y aspirante a otra manera de vivir. Un extranjero fundamental, por cuanto no está inmediatamente identificado con los valores y las formas de la afectividad imperantes”. Y Kafka mismo afirma: “El artista nos regala unos ojos nuevos para ver el mundo”. En síntesis, el artista es un etnólogo de nuestra propia cultura, preguntándole por lo que ella da por sentado y natural, por ejemplo, el autor de La metamorfosis realiza en esta obra, y en otras, una implacable y demoledora crítica sobre instituciones como el trabajo y la familia, instituciones que nuestra sociedad considera como naturales e intocables.
Kafka, como todo artista verdadero, cuestiona los fundamentos de nuestras relaciones con el otro y con la vida, con lo cual resquebraja el suelo cultural bajo nuestros pies y deja abierta una imperiosa y angustiante pregunta: si lo que hay se objeta por empobrecedor de la experiencia humana, ¿dónde encontrar, entonces, razones para vivir? Es la tarea que me propongo: insinuar una respuesta a esta pregunta siguiendo el siempre amoroso diálogo que Estanislao Zuleta sostuvo con el gran autor checo. Espero que os animéis y nos podamos encontrar en el auditorio para acometer tan inquietante asunto.

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

La depresión, fenómeno individual y colectivo de nuestra época (Proust leído por Zuleta)

La depresión como fenómenos individual y colectivo (Proust leído por Zuleta)
¿Quién no ha sentido alguna vez el aguijón de la depresión? La depresión es estructural en el ser humano, en tal sentido es una disposición presente en todos y dada en todos los tiempos. Lo que sí no es estructural es la forma como se responde a la aparición de la depresión ni el peso específico que ésta cobra en el desenvolvimiento habitual de la sociedad históricamente definida. Siguiendo esta línea, ¿cómo leyó Estanislao Zuleta a ese gran espejo y exponente de la depresión que fue Marcel Proust, cómo lo leyó en la obra y en la propia vida de éste?
En consecuencia, teniendo siempre presente el diálogo lector Zuleta-Proust, me propongo abordar algunas preguntas cruciales: ¿qué es propiamente la depresión? ¿Qué relación guarda en el sujeto con el narcisismo, el ideal y el fracaso? ¿Qué diferencia la respuesta a la depresión bajo la forma de la melancolía de esa otra respuesta que bien podemos llamar “salida creativa” de la depresión? Por último, ¿por qué la sociedad capitalista en su actual fase es una verdadera máquina generadora de la depresión como fenómeno generalizado?
En plan de abordar estos asuntos, apoyado en la mirada de Zuleta sobre Proust, estoy invitándoles a esta primera conferencia del ciclo de diez que compondrán Diálogos en la Ciudad-2018, en las que estaremos abordando diversas problemáticas de nuestra condición social y humana, referenciándonos en grandes pensadores de la literatura que, no hay ninguna duda, nos darán mucho que pensar.Carlos Mario González R.
Director del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí:

footer test