Diálogos 2019

Marx, pensador del individuo. (A propósito del texto Ensayos sobre Marx de Estanislao Zuleta)

Marx, pensador del individuo
(A propósito del texto
Ensayos sobre Marx
de Estanislao Zuleta)
Supongamos que el ser humano es ser humano y que su relación con el mundo es una relación humana. Entonces el amor sólo puede intercambiarse por amor, la confianza por la confianza, etcétera. (…) si quieres influir en otras personas debes ser una persona que estimule e impulse realmente a otros seres humanos. Cada una de tus relaciones con el ser humano y con la naturaleza debe ser una expresión específica, correspondiente al objeto de tu voluntad, de tu verdadera vida individual. Si amas sin evocar el amor como respuesta, es decir, si no eres capaz, mediante la manifestación de ti mismo como ser humano amante, de convertirte en persona amada, tu amor es impotente y una desgracia
Karl Marx
El contenido de esta conferencia es simple de enunciar: resaltaré a Marx como un defensor radical del individuo y de la dicha para éste de vivir centrado en la realización de la plenitud de sus posibilidades humanas. Contra la malhadada imagen de Marx como promotor de colectivismos en detrimento del individuo, más aún, de totalitarismos desconocedores y devaluadores de la condición personal, mostraré que, por el contrario, su fervor revolucionario anticapitalista nace y se sostiene en su irrestricta convicción de que las formas materiales de la sociedad burguesa han de superarse, simple y llanamente para crear condiciones de posibilidad que propicien que cada ser humano pueda desplegar la complejidad de su ser, afirmando así el goce de vivir su efímera existencia. Sin forzar las cosas, trataré de mostrar que Marx comparte el mismo ámbito espiritual de Freud y de Nietzsche (razón por la que tenderé nexos entre Marx y el psicoanálisis, de un lado, y Marx y el pensador de la transvaloración de todos los valores, de otro lado): que sólo somos en relación con otros, pero que ésta es una aventura que se termina dirimiendo en la escala del destino individual. La riqueza efectiva de una sociedad se mide en la riqueza espiritual conquistada por sus individuos, afirmación por la que se decanta Marx, tal como se infiere de las palabras suyas que cité al comienzo de esta invitación, las que son refrendadas por estas otras también provenientes de su pluma: “(…) en lugar de la riqueza y la pobreza de la economía política, tenemos al hombre rico como plenitud de la necesidad humana. El ser humano verdaderamente rico es aquel que necesita un complejo de manifestaciones humanas de la vida y cuya propia autorrealización existe como necesidad interna (…) El dominio del ser objetivo en mí, la expresión sensible de mi actividad vital, es la pasión que aquí se convierte en la actividad de mi ser”. Ojalá nos podamos encontrar en la Piloto para que reflexionemos sobre este Marx usualmente velado en la imagen que se suele transmitir de él.
                   
Carlos Mario González R.
Codirector del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

 

En Nietzsche, ¿qué significa pensar? (A propósito del texto Comentarios a Así hablaba Zaratustra de Estanislao Zuleta)

En Nietzsche, ¿qué
significa pensar?
(A propósito del texto
Comentarios a Así
hablaba Zaratustra
de
Estanislao Zuleta
“El peor enemigo con quien puedes encontrarte serás siempre tú mismo”.
Nietzsche.
Como nos pasa con el amor, al cual tendemos a considerar como si fuera UNO y como equivalente al BIEN, igual nos sucede con el pensar: lo tomamos como si tuviera una única expresión y como si su realización siempre nos favoreciera. No obstante, esto es lo que objeta Nietzsche; para él hay versiones distintas del pensar y, en algún caso, de la misma forma que se dan amores que conducen a lo peor, hay caminos del pensar que conducen a la negación de la vida, más aún, él nos advierte que el nihilismo, entendido como desprecio de la existencia, es la fuerza que históricamente ha regido nuestra relación con el pensar. A la figura del pensamiento dogmático, su resentimiento y su concepción negativa de la felicidad, Nietzsche contrapone la imagen del pensamiento trágico, su afirmación de la vida y su idea de la felicidad como consecuencia de la lucha perseverante por conquistar dimensiones creadoras para la experiencia vital, no sólo propia, sino de los demás. Tomaré como referencia, entonces, esta crucial oposición que establece Nietzsche, con el propósito de aclarar qué significa pensar para el autor de “Zaratustra” y cómo podemos hacernos a su reflexión en tanto arma crítica contra una cultura como la nuestra que deambula entre no querer pensar o hacerlo por la vía nihilista, es decir, volviéndolo una fuerza contrapuesta a la vida y negadora de ésta. En consonancia con el propósito enunciado, seguiré en mi exposición el siguiente derrotero:
1. Qué no es pensar. 2. Qué significa pensar. 3. Posiciones del sujeto para acceder a la posibilidad de pensar. 4. Dos expresiones antagónicas: el pensar dogmático y el pensar trágico.                      

Carlos Mario González R.
Codirector del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

 

Ciencias Naturales y Ciencias Sociales: ¿dos destinos irreconciliables del conocimiento? (A propósito del texto Ciencias Naturales y Ciencias Sociales de Estanislao Zuleta)

Ciencias Naturales y
Ciencias Sociales:
¿dos destinos irreconciliables
del conocimiento?
(A propósito del texto
Ciencias Naturales y
Ciencias Sociales
de Estanislao Zuleta)

En nuestro tiempo se presentan, como alguna vez dijo Charles Percy Snow, dos culturas intelectuales que se recelan, incluso que se desprecian mutuamente: la de las ciencias formales y naturales, por un lado, y la de las ciencias sociales y humanas, de otro. Físicos, matemáticos, biólogos, etc. que ignoran, si es que no desprecian abiertamente, todo lo que verse sobre el ser humano; humanistas que desconocen olímpicamente todo lo que tenga que ver con las ciencias mal llamadas “duras”. Saber lo más del campo propio y ser un completo analfabeta en lo otro, es una actitud que abre un abismo de incomprensión mutua y, lo peor, de desvaloración de lo que la “otra” cultura encarna. Aún hay más: cada una de las mencionadas culturas se toma como superior y asume como si fuera cosa baladí lo que hace su par. Esta amputación promovida por la educación familiar y ratificada por la escolar, y, sobre todo, por la académica, esta formación conducente a la constitución de un sabio-bárbaro, ¿es ya irreversible?, ¿saber de lo humano autoriza a ser un ignorante en el conocimiento cruzado por las matemáticas?, ¿saber de lo matemático y lo natural exime de entender lo humano y lo social, cual si esto fuera accesorio? En esta conferencia trataré de examinar las causas, las falacias y las consecuencias que han propiciado esta lamentable ignorancia-sabia o esta sabiduría-ignorante que hoy nos caracteriza afectando negativante nuestra experiencia vital; pero también trataré de desvirtuar la pretendida superioridad que cada una de las dos culturas cree poseer frente a la otra, al igual que apoyándome en los conceptos de deseo y pasión esbozaré cuál sería el camino formativo que permitiría superar esta mutilación ontológica y lograr aquella persona que testimoniaba Terencio cuando afirmaba “nada de lo humano me es ajeno”, en otras palabras, y a la manera de una crítica al modelo de civilización que nos gobierna, señalaré desde la teoría del sujeto del deseo la posibilidad de constitución de un ser humano que en vez de excluir una de las culturas sabría integrarlas a ambas en su ser y en su vida. Les invito, pues, a que compartamos esta reflexión que tendrá en Estanislao Zuleta uno de sus referentes teóricos.

Carlos Mario González R.
Codirector del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

La universidad como sistema de prohibición del deseo y el pensamiento propios. (A propósito del texto Educación y Democracia de Estanislao Zuleta)

La universidad como sistema
de prohibición del deseo
y el pensamiento propios.
(A propósito del texto 
Educación y Democracia de
Estanislao Zuleta)

En esta ocasión he preferido invitarles a la conferencia que ofreceré el martes 5 de febrero en la Piloto, remitiéndolos a la presentación que María Alejandra Mena, miembro del CEEZ, ha hecho de mi artículo “La universidad como sistema de prohibición del deseo y del pensamiento propios”, que aparecerá en nuestros Cuadernos del Centro de Estudios Estanislao Zuleta #6 y cuyo lanzamiento será ese mismo día, artículo que lleva igual título que la conferencia que presentaré. Las palabras de María Alejandra Mena:

“En primer lugar, Carlos Mario González propone en su texto La universidad como sistema de prohibición del deseo y el pensamiento propios una mirada crítica a la universidad de nuestro tiempo, en tanto forma de institucionalización del conocimiento de la que se ha dotado el capitalismo para obtener dos necesarios efectos encaminados a garantizar su reproducción: de un lado, la formación de un profesional que debe reunir tres atributos, a saber: idoneidad, responsabilidad y docilidad; y de otro, un individuo que acepte pasivamente ser objeto de una formación monstruosa que termina haciendo de él alguien que sabe cada vez más de cada vez menos o, para decirlo de otra manera, alguien hipertrofiado en un detalle y, simultáneamente, atrofiado en todo lo demás que no tenga que ver con su condición de trabajador, es decir, ignorante en lo concerniente a su ser y a la vida personal y colectiva, un sabio-bárbaro. El recurso para lograr este profesional competente, adaptado y domesticado es el de una modalidad de educación que en sus formas, diseños y metodologías desconoce al sujeto en las dos dimensiones más propias de sí: el deseo que lo habita y el pensar como rasgo propio.”

Carlos Mario González R.
Director del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

 

Los ideales de nuestro tiempo: un campo para la crítica (A propósito del texto El Elogio de la Dificultad de Estanislao Zuleta)

Los ideales de nuestro tiempo:
un campo para la crítica
(A propósito del texto: El Elogio de
la Dificultad
, de Estanislao Zuleta)
Este año la invitación que el Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ) quiere hacerles es a aproximarse, indagar y conocer la obra de ese notable intelectual de nuestro país que fue Estanislao Zuleta. Nos hemos propuesto que de febrero a noviembre de 2019, mes a mes,  abordaremos una por una diez obras significativas del legado de este pensador colombiano. La tarea consistirá en presentar críticamente los temas y problemas fundamentales sobre los que se detuvo Zuleta. Para comenzar el recorrido, este próximo martes 5 de febrero, a las 6:30 p.m. en la Biblioteca Pública Piloto, me ocuparé de los asuntos que Estanislao exploró en su texto “Elogio de la dificultad y otros ensayos” y lo haré teniendo como foco de atención el examen de los ideales que rigen la existencia en las sociedades de nuestro tiempo, partiendo, cómo no, de la profunda crítica que nuestro autor hace al ideal de la vida como tranquilidad y de la felicidad como ausencia de dificultad, para reivindicar, en su lugar, que lo mejor, más valioso y más enriquecedor de nuestro ser resulta de nuestra capacidad de encarar y superar las dificultades que nunca dejan de hacer presencia en el destino de cada cual. Pero otros temas también tendrán cabida en mi exposición, siempre a la luz de escudriñarlos críticamente: la idealización como bloqueo del pensamiento y de la acción; el dogma en tanto resistencia al pensar; la falsa contradicción entre soledad y compañía, entre libertad y ley, entre deseo y deber, entre trabajo y ocio, entre pasado y presente, entre presente y futuro, entre las generaciones, entre los géneros, entre transgresión y orden, en fin, siguiendo a Estanislao precisaré  la necesidad de esquivar las falsas contradicciones para darle cabida a las diferencias efectivas, siempre en la línea de cualificar la vida personal y colectiva y de enaltecer lo que somos. Espero, entonces, que nos podamos ver aquel día.

Carlos Mario González R.
Director del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí:

footer test