¿Hoy ya no es posible aspirar a otro tipo de sociedad?

¿Hoy ya no es posible
aspirar a otro tipo
de sociedad?

En cuanto se desintegró la Unión Soviética, en diciembre de 1991, los intelectuales burgueses corrieron a empuñar sus plumas para escribir que la historia había llegado a su fin. Tal aseveración implícitamente contenía una idea: todo proyecto de transformación radical al modo de civilización capitalista quedaba abolido, y al igual que el socialismo realmente existente, los “metarrelatos” —el marxismo y el comunismo—, no serían más que recuerdos ilusos consignados en los anaqueles de las bibliotecas.
El derrumbe de la URSS, quizá el régimen político más amenazante contra el capitalismo durante el siglo XX, se convertía en la prueba reina de que el mundo no podría experimentar una subversión total a su orden establecido, pues sino lo lograron los soviéticos con el dominio militar y político que tuvieron, mucho menos sería una realidad cuando el sistema burgués quedase con el camino libre sin su principal piedra en el zapato.
En consecuencia, nuestra próxima conversación de conmemoremos el miércoles 20 de septiembre, se dirigirá a problematizar las consideraciones expuestas y así ir abordando la pregunta que nos convoca, ¿Hoy ya no es posible aspirar a otro tipo de sociedad? Teniendo como referencia a la Revolución Rusa, interrogaremos también la posición de los revolucionarios rusos ante la historia, pues ellos, aún con sus anhelos de transformar la sociedad no se libraron de una mirada esquemática sobre la historia, también ellos proyectaron un futuro, creyeron ir encaminados hacia un destino inevitable para la humanidad. Si para finales del siglo XX unos sentenciaron que la historia llegaba a su fin, otros como los bolcheviques al inicio del mismo siglo le asignaron a la historia una finalidad incuestionada, la sociedad comunista, el último eslabón de las sociedades, el puerto de llegada a donde sí o sí habríamos de llegar, idea que se propagó entre los rusos con una fe cuasi-religiosa.

Vea el video de la conversación haciendo click aquí: