La gesta definitiva para una independencia parcial. (A 200 años de la Campaña Libertadora)

La gesta definitiva para una
independencia parcial
(A 200 años de la
Campaña Libertadora)

Hechos aislados y nebulosos, ha llegado otra conmemoración. Colegios, universidades, auditorios, programas televisivos o radiales, exposiciones artísticas, conciertos, muestras teatrales… Nadie puede excluirse de la indiscutible importancia contenida en aquel fundamental paso al que atribuímos el origen de nuestra nación: La independencia.

Un florero y una discusión primero, luego una serie de batallas; y de repente, como si apareciera ante el público un as que todo el tiempo había estado oculto bajo la manga, un territorio soberano, autónomo y libre abre sus ojos como nación. Tal es el contenido del corillo equívoco que escuchamos una y otra vez;  tal es el alcance del mito fundacional que nos enseñaron desde pequeños y que solemos repetir hasta hoy. El orgullo y la nostalgia producidos por el recuerdo de las hazañas de los héroes de la nación izan las banderas de las casas en las que el himno oficial siempre se escuchó despreocupadamente… Una trampa inadvertida se esconde tras la euforia de esta celebración. Hemos aniquilado nuestra historia con símbolos y nombres recubiertos de relatos inconclusos, con acontecimientos de los cuales se hace eco mediante palabras inconexas, hechos insignificantes o cuentos viejos que en nada se vinculan con nuestra realidad.

Situados aquí, es preciso emprender la difícil tarea de rescatar nuestra historia de esa agónica marginación a la que se ha visto obligada. Sacarla de esos lugares comunes llenos de falsedades, de nombres de próceres celestiales, de objetos descontextualizados, de silencios alarmantes. Es preciso hacer de nuestra Independencia un objeto de reflexión, preguntarnos por esa cuota de pasado que pervive en lo que somos hoy. Nuestra historia, la historia del surgimiento de la República de Colombia, muere en su potencial subversivo, toda vez que afianzamos con nuestro desconocimiento su esterilización. Con en este evento queremos transitar junto a ustedes por esos fangosos pasajes que componen nuestros primeros intentos de emancipación, queremos invitarlos a explorar junto a nosotros el proceso que dio origen a nuestro país y en qué medida las aspiraciones de libertad que animaron las batallas de hace doscientos años aún reclaman esfuerzos colectivos para una realización más profunda y satisfactoria. Sean todos cordialmente invitados a Conmemoremos, un espacio donde el pasado y el presente se juntan mediante el diálogo y la reflexión.

,,

Sarah Quintero
Miembro del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)

,,

Vea el vídeo de la conversación haciendo clic aquí: