El arte como re-creación de nuestra humanidad. (A propósito del texto Arte y Filosofía de Estanislao Zuleta)

El arte como re-creación
de nuestra humanidad
(A propósito del texto Arte y
Filosofía
de Estanislao Zuleta)

Una insólita situación caracteriza a las sociedades occidentales de nuestra época, incluyendo, obviamente, a la colombiana: nunca como hoy la vida de cada cual y la del conjunto fue más compleja, contradictoria, abierta, incierta, esperanzadora, descorazonadora, generadora de posibilidades, suscitadora de frustraciones, en fin, nunca como en los días que corren el ser humano deambuló por la cornisa de la angustia que le traen las preguntas que, oscura o lúcidamente, formula en torno a su identidad y su destino, a sus vínculos afectivos, a los lazos de poder en que se inscribe, al sentido de su cotidianidad, al valor de su existencia, a su inexorable finitud, pero, y aquí radica lo insólito, esta desconcertada humanidad deja de lado, en general, los dos recursos por excelencia de que dispone para encarar sus dramáticos interrogantes: el arte y la filosofía. Nunca, como en nuestro tiempo, fueron más necesarios el arte y la filosofía, nunca fueron más menospreciados.

En Colombia tuvimos —sin apreciarlo aún en su verdadero valor— un pensador que aplicó su vida, su inteligencia y su amplio conocimiento al esfuerzo por propagar el valor del arte y de la filosofía en tanto herramientas decisivas para cuestionar las formas y los sentidos, los valores y las concepciones que rigen la vida social y la personal, en aras de realizar para éstas sus mejores posibilidades y de superar lo que las restringe e inhibe, en síntesis, un intelectual que reivindicó a lo largo de toda su vida el arte y la filosofía como imprescindibles potencias re-creadoras de la humana existencia, en sus dimensiones personal y colectiva, y quien lo hizo, siguiendo la enseñanza de los grandes maestros, como potencias que deberían ser un bien de todos para actuar a favor de un mejor destino y no restringidas a minorías que las elitizan y las esterilizan al volverlas simples ejercicios contemplativos y meros dispositivos de distinción personal. Ese pensador fue Estanislao Zuleta. Recuperar las enseñanzas suyas a este respecto, es proseguir el esfuerzo por destinar el arte y la filosofía a la ciudad, al ciudadano de a pie, a todos, en la perspectiva de que esos saberes operen como crítica de la cultura que constituimos y como fuerzas fundamentales para la transformación de ésta, valga decir, como potencias re-creadoras de nuestra humanidad.

La conferencia intentará explicar el lugar que tienen y el papel que juegan en el ser humano estas dos maravillas tan despreciadas actualmente; los temas de la belleza, la verdad y la perpetuación en la gran obra de arte; algunas de las más relevantes interpretaciones de la filosofía sobre el arte; las concepciones que sobre él forjaron Freud y Marx; y, por último, la conjugación de lo apolíneo y lo dionisíaco, según la mirada de Nietzsche, en la génesis de la obra de arte. Ojalá podamos encontrarnos aquel día y compartir esta reflexión.

                   
Carlos Mario González R.
Codirector del Centro de Estudios Estanislao Zuleta (CEEZ)
Profesor de la Universidad Nacional
,,

Descargue las notas del conferencista haciendo clic aquí

Vea el vídeo de la conferencia haciendo clic aquí